jueves, 4 de octubre de 2018

Il ferroviere (Italy 1956 - Pietro Germi)[Italian][Spanish Subs]


Il ferroviere (1956)

    

Título original
Il Ferroviere (Man of Iron)
AKA
La hija del ferroviario
Año
1956
Duración
118 min.
País
 Italia
Dirección
Pietro Germi
Guion
Pietro Germi, Alfredo Giannetti, Luciano Vincenzoni
Música
Carlo Rustichelli
Fotografía
Leonida Barboni
Reparto
Pietro Germi,  Luisa Della Noce,  Sylva Koscina,  Saro Urzì,  Carlo Giuffrè, Renato Speziali,  Edoardo Nevola
Productora
De Laurentiis / ENIC / Ponti

Género
Drama | Neorrealismo. Trenes/Metros
Sinopsis
Andrea, maquinista de ferrocarril desde hace treinta años, tiene problemas familiares: por una parte, su hijo no tiene trabajo y, por otra, su hija, que está embarazada, no sabe si casarse o no con su novio. Al mismo tiempo que su vida familiar parece desmoronarse, un asunto relacionado con el ferrocarril le afectará gravemente. (FILMAFFINITY)


Premios
1956: Festival de San Sebastián: Concha de Oro (mejor película) y mejor director.






El cine italiano en los años 50 fue toda una explosión de talento. Pero no solo surgieron Roberto Rossellini, Vitorio de Sica, Luchino Visconti o Federico Fellini…, sino muchos otros realizadores, que bajo la influencia del neorrealismo italiano y su evolución, o fuera de él, crearon sus carreras cinematográficas, pero ahora sus nombres están más a la sombra y el acceso a su obra es algo más complejo. Uno de esos nombres fue Pietro Germi que conoció todas las fases de cómo hacer una película y que en algunas de sus obras fue el actor principal, el guionista y el director. Germi supo lo que era la pobreza, pues su familia era humilde y no lo tuvo fácil, pero trabajó desde muy niño y no descuidó tampoco su formación hasta que fue accediendo poco a poco al mundo del cine (y en múltiples oficios)

Andrea es un hombre sencillo, orgulloso de su trabajo. Es maquinista. Un hombre de instinto, vital pero también brutal. Le gusta el vino, las reuniones con sus amigos, la juerga… pero descubrimos que no ha hecho la vida fácil a su mujer, Sara, una mujer resignada pero que sustenta como puede la unidad familiar, y que no sabe comunicarse (más que con gritos y tortas) con sus hijos mayores, Giulia y Marcello. Su ojo derecho es el pequeño, Sandro, un niño. Y este quiere muchísimo a su padre (y a todos los miembros de su familia). Algunas de las secuencias entre Andrea y Sandro tienen la misma fuerza emocional que las de Antonio y Bruno en El ladrón de bicicletas. Sin embargo, la vida de Andrea dará un giro que desestabilizará aún más a su familia. Y ese giro tiene que ver con un día complicado en su trabajo donde dos sucesos tambalearán no solo su puesto (y la dignidad de Andrea como trabajador orgulloso de su labor) sino también la economía familiar.

Por eso la mirada inocente de Sandro, un niño despierto y espabilado, duele y golpea, pero a la vez quita dramatismo a la desestructuración familiar y se convierte además en una mirada con luz al final del túnel. Todos vuelcan su cara más amable sobre los hombros de Sandro… Pietro Germi construye muchas escenas con las miradas y sus personajes son tan creíbles que conducen por las vías de la vida con precisión hasta culminar en una poderosa y emocionante escena final, una celebración de Navidad, que no solo redime a Andrea, sino que permite al personaje una digna y hermosa despedida.

Fuente: hildyjohnson.es








No hay comentarios:

Publicar un comentario