domingo, 13 de enero de 2019

Niñato (Spain 2017 - Adrián Orr)[Spanish][French English Subs]




ENGLISH
Jobless and with no prospects, "Niñato" (Kid) lives with his parents and does hip-hop music. He lives the life of the outskirts, it's the Madrid of the chronic crisis. But he is 34 years old and has 3 children to bring up. Time goes by, the kids are growing up and "Niñato" carries on, making music and looking after the children, without worrying too much about his future. Oro, the smallest one, not too motivated at school, will demand more attention and drive "Niñato" to face his own conflicts.

David, alias "Niñato" (kid in Spanish), a young single father who is unemployed and an occasional rapper, lives with his parents, his child, his sister and her own child. In this rather peculiar family life, between getting up, meals and homework, he tries to keep a few minutes for himself and his passion for rhyme and music. In the intimacy of his daily life filmed with tenderness and in total immersion, through habitual gestures and silences, the importance of the family unit is what emerges. From morning until night, in a temporality of the present time rebuilt in the editing, David's dedication to keeping his dream alive reinforces his tenacity in the education of the children. Oro, the youngest, the one requiring the most attention, is at the heart of the questions of the adults who surround him. Little by little, we see motivation hatch in harmony with the passion of his father. During the observed scenes, in an improvised rap in the shower, we get the sense that David has succeeded, he has passed on what Oro needs to find his own way to grow up.





FRENCH
David, alias « Niñato » (enfant en espagnol), jeune père célibataire, chômeur et parfois rappeur, vit avec ses parents, son enfant, sa sœur et son enfant... Dans cette vie de famille un peu particulière, entre le lever, les repas et les devoirs, David essaye de conserver quelques minutes pour lui et sa passion pour les rimes et la musique. Dans l’intimité de sa vie quotidienne filmée avec tendresse et en immersion totale, au travers des gestes habituels et des silences, c’est l’importance de la cellule familiale qui apparaît. Du matin jusqu’au soir, suivant une temporalité du présent reconstruite au montage, la persévérance de David à garder intact son rêve renforce sa ténacité dans l’éducation des enfants. Oro, le plus petit, celui qui a le plus besoin d’attention, est au cœur des questions des adultes qui l’entourent. Petit à petit une motivation éclot en mimétisme avec la passion de son père. Au détour des scènes observées, dans une improvisation de rap sous la douche, on se dit que c’est gagné, David a transmis le nécessaire à Oro pour qu’il trouve le chemin pour grandir.



























ESPAÑOL
Título original
Niñato
Año
2017
Duración
72 min.
País
 España
Dirección
Adrián Orr
Guion
Adrián Orr
Fotografía
Adrián Orr
Reparto
Documentary,  David Ransanz,  Oro Ransanz,  Mia Ransanz,  Luna Ransanz
Productora
New Folder Studio

Género
Documental | Familia. Hip Hop

Sinopsis
Documental que retrata el día a día -a lo largo de varios años- de un joven desempleado que lucha por sacar adelante a sus tres hijos pequeños y al mismo tiempo intenta mantener viva su ambición como cantante de hip hop. David, alias Niñato, es un padre joven y soltero que pasa la mayor parte del día al cuidado de tres niños. Aunque no tiene trabajo y vive en casa de sus padres, la pasión y esperanza que despierta en él la música Hip-hop fortalece su dedicación a la educación de los niños. En la intimidad de su vida diaria, a través de pequeños gestos y silencios, la importancia de la unidad familiar se va revelando. Oro, el niño más pequeño, poco motivado en los estudios, reclama cada vez más atención. Niñato, enfrentado a nuevas dificultades, se esforzará por inculcarles la autonomía necesaria para afrontar un nuevo presente. (FILMAFFINITY)


Premios
2017: Premios Fénix: Nominada a Mejor fotografía documental
2017: Premios Feroz: Nominada a Mejor documental
2017: BAFICI: Mejor película


Críticas
"Es básicamente cine construido contra la distancia; es cine con auténtico horror por el vacío; es cine dentro de la misma cámara. (...) La narración se ofrece al espectador desde la urgencia de lo real (...). Es cine y es piel. (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)"
Luis Martínez: Diario El Mundo

"Orr toma la opción de no imponer un discurso (...) "Niñato" demuestra que hacer una buena película es cuestión de saber mirar."
Jordi Costa: Diario El País

"Orr prolonga un corto que hizo hace unos años con los mismos protagonistas. Estamos pues ante un documental de seguimiento (...) maneja esa fecunda idea a un nivel modesto (...) Orr mira de cerca, muy de cerca, la intimidad de la familia (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)"
Antonio Weinrichter: Diario ABC

"Aunque hay momentos para la música, no es un filme sobre el rapero sino sobre el padre (...). Pese a su raíz documental, la película utiliza estrategias de la ficción para construir su historia diáfana y cotidiana (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)"
Quim Casas: Diario El Periódico

"Pocos documentales emocionan como lo hace este. (...) Hipnotizados seguimos sus quehaceres [los de Niñato] (...). En su presencia, sin duda, está gran parte del éxito del filme, así como en el subtexto que Orr desliza sutilmente. (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)"
Andrea G. Bermejo: Cinemanía

"Adrián Orr alumbra un escenario en el que la búsqueda de la dignidad personal y la entereza anímica configuran una forma de crudo heroísmo contemporáneo. (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)"
Manu Yáñez: Fotogramas

"Acierta en el retrato de una vida cotidiana familiar. (...) La historia de la película es bien sencilla, pero el debutante madrileño Adrián Orr no busca hacerle las cosas fáciles al espectador."
Nazareno Brega: Diario Clarín



Un microondas. Un porro. Unos cuadernos de deberes encima de la mesa. Elementos de la cotidianeidad que en el cine no lo son tanto. Tantas y tantas vidas reales que no se muestran en la pantalla, cada una con sus pasiones, sus problemas, sus giros y esperanzas. El documental venía a rellenar ese hueco, pero buena parte de él se ha convertido en un artificio más: mientras aprendía que toda verdad es representada se olvidaba de que aun así se debe “representar”.

Niñato, primer largometraje del director Adrián Orr, es un ejemplo perfecto del tópico “cuando no sepas qué escribir (o filmar), escribe de lo que conozcas”. Orr filma a su amigo David, un treintañero en paro, padre de tres hijos y con una verdadera pasión por el rap. El director pone la cámara ahí donde pasan las cosas que importan, a la distancia justa para recibir un puñetazo. Logra, sin esconderla, que la cámara no esté ahí, y que los personajes puedan ser ellos mismos, algo tremendamente complicado en cualquier documental.




Se trata de una película construida a partir de retazos de realidad, una suma de momentos, en la que el paso del tiempo se cuela entre plano y plano, de manera similar a como pasaba en Boyhood (Richard Linklater, 2014). Es en ese mapa en el que la película se siente cómoda, y no cuando el montaje se esfuerza en subrayar los elementos tan buscados en cierto cine documental contemporáneo; arcos de personajes, protagonistas y escenas con subtexto, que aparecen aquí como algo forzado e innecesario.
Hay un cierto tono amateur en la película de Orr, especialmente desde el punto de vista técnico. Pese a que varios directores se han hecho célebres usando la cámara en mano y una pobre calidad de imagen y de sonido, una película donde los personajes tienen tanta importancia no se puede permitir el lujo de tener diálogos ininteligibles, o escenas en las que apenas se puede distinguir qué pasa.



Niñato es una película sencilla, pequeña, un film que habla con la boca entrecerrada, con miedo a no mostrar más de lo necesario. Si bien se valora que el director haya intentado que el espectador rellene los huecos, la película sufre por la gestión de la información, que amenaza en muchos momentos con desconectarnos de los personajes. El film ganaría mostrando más e incidiendo más, pues en un mundo de sutilezas y relatividad, lo obvio, lo sencillo y lo transparente es prácticamente revolucionario. En este sentido, se echa en falta una mayor incisión en las relaciones personales entre los protagonistas, así como en el papel impregnador que juega la música y la cultura del hip-hop en la vida de David y la de sus hijos.

Niñato alcanza sus mejores momentos cuando trasciende lo anecdótico de una familia y es capaz de conectar con el espectador, haciéndole partícipe de unas preocupaciones y deseos que son también los suyos. Imposible no sentirse identificado con esos niños somnolientos, su pereza al vestirse sabiendo el frío que hace ahí fuera y el largo y aburrido día de escuela que les espera. Imposible no sentirse identificado con la pasión del protagonista hacia lo que hace, su necesidad vital de expresarse mediante rimas aun sabiendo que ello jamás le cambiará la vida.
Fuente: http://www.cinemaldito.com/ninato-adrian-orr/





1 comentario:

  1. Hola,
    Llevo tiempo buscando Niñato. La tienes? Me pasas en enlace? Gracias y saludos

    ResponderEliminar